Garbanzos con acelgas

¡Cómo me gusta la cocina tradicional, la que han hecho nuestras madres toda la vida! Esta receta es una de las más tradicionales en mi casa: potaje de garbanzos con acelgas.

Al contrario de lo que suele pasar cuando somos pequeños, a mí siempre me han encantado los potajes de mi madre, no dejaba ni una lenteja en el plato. Y si ya me ponía unas habichuelas…ni os cuento. Con los potajes de garbanzos recuerdo que siempre había pelea entre hermanos porque a mí me gustaban los garbanzos con acelgas y mi hermano los prefería con coles así que, uno de los dos, salía perdiendo cuando mi madre hacía potaje.

Aparte de receta de madre, esta es una receta muy típica de Cádiz, te la encuentras en cualquier venta tradicional (de estas de pueblo de las que sales bien lleno). Además, la tengo por ahí en un libro de cocina gaditana.

Y, como ya viene siendo normal cada último fin de semana del mes, hoy toca Reto #Asaltablogs :) Este mes toca asaltar a Mi cocina y otras cosas, el blog de Chary Serrano, que para mí es como ver a mi madre cocinando y subiendo sus recetas a Internet :) Y como entre sus recetas tenía este potaje de garbanzos con acelgas, no dudé ni un segundo en robarla (aunque me he permitido el lujo de variar un poco la receta para hacerla como mi madre).

Ingredientes (4-5 raciones):

  • 400 g de garbanzos
  • Un manojo hermoso de acelgas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 rebanadas de pan
  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera Las Colmenillas
  • ½ cucharadita de comino en grano
  • Sal

Preparación:

Como todo buen guiso, habrá que empezar a prepararlo la noche anterior, aunque solo tendremos que poner los garbanzos en remojo para que se ablanden.

Al día siguiente, con los garbanzos blandos y bien remojados, escurrimos el agua y los ponemos en una olla. Por otro lado, lavamos y picamos las acelgas y las incorporamos a la olla junto con los garbanzos. Añadimos agua hasta cubrir los garbanzos un par de dedos por encima y ponemos a fuego fuerte hasta que el agua empiece a hervir.

Mientras se calienta el agua, pondremos una sartén con el fondo lleno de aceite a fuego medio-alto y ponemos los dientes de ajos enteros y pelados, para que se doren, y las rebanadas de pan, para que se frían. Cuando estén listos, los echamos al mortero junto con la sal, el pimentón y el comino. Majamos todo bien hasta obtener una pasta homogénea (podéis echar un pelín de agua para facilitar la labor).

Volvemos a la olla que tenemos al fuego y, cuando el agua empiece a hervir, bajamos el fuego a lo mínimo posible sin que deje de hervir (para que se haga a fuego lento), añadimos el majado removiendo para que se incorpore bien, un poco de aceite de oliva virgen extra y tapamos para que se cueza a su ritmo.

Yo no uso olla rápida ni nada, voy a lo tradicional y a lo que tiene todo el mundo en casa, una olla normal y corriente. Esto implica que tendremos que tener el potaje en el fuego el tiempo suficiente, básicamente hasta que los garbanzos estén blandos y en su punto. Dependiendo de la variedad que usemos podemos tener el potaje al fuego 40 minutos, 1 hora o incluso más. Sólo nos tenemos que preocupar de revisar de vez en cuando el nivel de agua para no quedarnos sin líquido.

Y nada más, ya podéis degustar de un tradicional potaje de garbanzos con acelgas recién hecho o al día siguiente que, una vez reposado, está casi mejor.

¡Que lo disfrutéis!

18 comentarios en “Garbanzos con acelgas

  1. Me encanta la cocina tradicional , y los platos de cuchara me entusiasman .El otro día da la casualidad que yo también hice unos garbanzos con acelgas parecido a estos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>