Gyozas o empanadillas japonesas

Hoy viajamos hasta el país del sol naciente para preparar unas deliciosas gyozas o empanadillas japonesas.

Creo que nunca había probado las gyozas hasta que viajé el año pasado a Japón. Allí te las venden en cualquier puesto de comida callejera, por no hablar de que existen restaurantes que solo preparan gyozas (como aquí, que tenemos bares de croquetas o tortillas) y los variados rellenos que tienen. Así que me hace mucha ilusión poner esta receta por los recuerdos que me trae.

Ahhh y se me olvidaba, hoy comenzamos la nueva temporada del reto #Asaltablogs tras el parón veraniego (y el final atípico de la temporada anterior por la pandemia). El blog elegido para este nuevo comienzo ha sido “Patyco Candybar” y en cuando vi su receta de gyozas rellenas de carne de cerdo no tuve ninguna duda de que sería la elegida.

Además, nunca se me hubiera ocurrido hacer yo mismo la masa de las gyozas, por lo que me gustó su idea y la verdad es que ha sido más sencillo de lo que creía. Lo único que he variado de la receta es quitar el cilantro porque yo en Japón no vi que lo usasen y quería hacerlas más tradicionales.

Así que, dicho esto, os animo a preparar estas sencillas gyozas porque os aseguro que quedan igualitas a las que comí en Japón :)

Ingredientes (24-26 gyozas):

Masa

  • 200 g de harina de trigo
  • 90 ml de agua caliente
  • 1 cucharadita de sal

Relleno

  • 250 g de carne picada de cerdo
  • 1 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • Un trozo de jengibre fresco (del mismo tamaño que el ajo)
  • Ralladura de ½ limón
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de sake (o vino blanco)
  • 1 cucharada de maicena

Salsa

  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de vinagre de arroz (o de manzana)
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo

Preparación:

Un par de horas antes de empezar a cocinar tendremos que preparar la masa de las gyozas.

Para ello simplemente mezclamos la harina junto con el agua caliente (basta con la temperatura del grifo) y la sal. Mezclamos todo en un bol y cuando tengamos una masa más o menos homogénea, pasaremos a la encimera. Amasamos el tiempo necesario hasta obtener una masa lisa (podéis ver como queda en las fotos), lo que nos tomará unos 5 minutos aprox. Colocamos la masa en un bol tapada con film o un trapo de algodón o en un recipiente hermético y reservamos hasta que vayamos a cocinar.

La preparación del relleno no lleva ninguna complicación. Sencillamente colocamos todos los ingredientes en un bol (la cebolleta bien picada y el diente de ajo y el jengibre rallados) y mezclamos hasta que esté todo bien integrado. Tapamos con film mientras que trabajamos la masa para hacer las gyozas.

Volcamos la masa de las gyozas sobre la encimera y la dividimos en 2 trozos, los cuales estiraremos con forma de churro. Mientras trabajamos con una de las mitades, reservamos la otra tapada con un paño/film para evitar que se seque. Cortamos el churro de masa en unas 12-14 porciones (dependiendo del tamaño de gyozas que queráis), boleamos cada una de las porciones y, con ayuda de un rodillo, las estiramos formando un círculo delgado.

Con una cuchara cogemos una porción de relleno y la colocamos en el centro de la masa de gyoza. Untamos ligerísimamente todo el exterior del círculo con agua para que se pegue bien la masa al cerrarla. Para cerrar la gyoza, unimos primero el centro y luego hacemos 3 pliegues en a cada lado partiendo del centro hacia el exterior. Las vamos colocando sobre una superficie ligeramente enharinada (para que no se peguen) y tapadas con un paño (para que no se sequen).

Antes de empezar a cocinar las gyozas, disolvemos una cucharadita de maicena en medio vaso de agua ya que utilizaremos esto para cocinarlas al vapor. El hecho de poner la maicena es para que se forme la típica costra que tienen las gyozas en la base.

Hecho esto, pintamos el fondo de una sartén amplia con aceite de sésamo y, cuando esté caliente, colocamos las gyozas. Dejamos unos minutos a fuego medio hasta que la base se dore. Añadimos un chorrito de aceite de sésamo y el agua con maicena de antes en la cantidad justa para cubrir el fondo de la sartén y tapamos para que cocinen al vapor durante unos 8 o 10 minutos. Si veis que os quedáis sin agua y aún siguen sin estar hechas (la masa sin cocinar), podéis añadir más.

Por último, mezclamos los ingredientes de la salsa y la servimos en un pequeño cuenco junto con las gyozas.

¡Que las disfrutéis! O como dirían en Japón, ¡itadakimasu!

Si os animáis a probar la receta de estas gyozas o empanadillas japonesas, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

24 comentarios en “Gyozas o empanadillas japonesas

    1. Gracias, Hirma :)

      Pues anímate porque la masa no es muy complicada de hacer y, aunque laboriosa, haces cantidad de sobra y congelas :) Esto es como hacer croquetas o albóndigas, ya que te pones…haces para todo el vecindario jajaja

      ¡Un saludo!

  1. Las gyozas son adictivas!!!!, me encanta ese contraste de sabores orientales, hace un montón de tiempo que no las preparo y con ver esta delicia me las recuerdas y me dejas con ganas de repetirlas, te han quedado estupendas, me llevo unas cuantas,
    mil besos y delicioso asalto

  2. ¡Madre mía, qué pintaza! Me encantan las gyozas y seguro que esas te quedaron deliciosas. A falta de viaje a Japón, no veo una opción mejor :) Y mojadas en un poquito de salsa de soja… ¡Se me hace la boca agua! Desde luego, te has lucido con el asalto.
    Un saludo :)

  3. Que me gusta a mi una gioza…jioza…joiza…lliosa, yisai…azgio…..o como se digan!! Son bonitas, el relleno siempre va a tu gusto y se comen con las manos! (o con palillos pero eso es nivel sensei) Qué más se le puede pedir a estas cositas tan monas? Hablando del relleno…con esa carne y todos los condimentos me has ganado, hazme un hueco en tu mesa que voy volando; no me las pierdo por nada en este mundo a no ser que me ofrezcan croquetas por el camino! Muchas gracias por participar en el reto! Bss

    1. Gracais jefa!!

      La verdad es que relleno hay miles, aquí se conocen las básicas pero en Japón te las venden de casi todo lo que te puedas imaginar jejeje Y sí, esta vez me las comí con las manos porque la práctica con los palillos ya la he perdido, vuelvo a ser un desastre jajaja

      ¡Un saludo!

  4. Creo que te has quedado sin ninguna gyozas, pues las acabo de pegar tal mordisco a la pantalla que de un bocado me las he tenido que comer todas. Riquísimas deben de estar porque menuda pinta que tienen! Enhorabuena por ese pedazo de robo que te has llevado!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>