Molletes de Antequera

Como buen andaluz, para mí pensar en un buen desayuno es pensar en molletes con su aceite de oliva virgen extra, su jamón serrano y su tomate triturado. Ha sido mi desayuno básico durante muchos años y es mi favorito.

Venirme a vivir a Madrid me supuso un trauma en este sentido jajaja Acostumbrado a comprar molletes en el supermercado, llegué aquí y, de primera, no los encontraba por ningún lado…¡¡horror!! ¿Y ahora yo que hago? Tocó adaptar el desayuno y acabé metido en el mundo del pan casero con el tiempo :) Eso sí, cuando bajo a Cádiz, no hay nada que más me guste que salir a desayunar con mis padres y pedir mi mollete completo, me sabe a gloria. Y no os cuento si me doy un capricho y lo unto con zurrapa y manteca colorá… ya eso es otro mundo.

Así que, como siempre que me aventuro en una nueva receta de pan casero, acudo al gran Ibán Yarza. Su receta no me ha defraudado, auténticos molletes de Antequera hechos de forma casera, así sí puedo disfrutar de un desayuno en condiciones.

Y especifico molletes de Antequera porque en Andalucía se hacen molletes de diferentes formas. Os reconozco que cuando pido en algún lado un mollete y me traen algo que dista mucho de parecerse a un mollete de Antequera, me da mucho coraje jajaja

Os animo a que probéis a hacer vuestros propios molletes, es de las recetas de pan más sencillas que he hecho.

Ingredientes (10-12 molletes):

Prefermento

  • 100 g de harina de trigo
  • 60 ml de agua
  • 1 g de levadura fresca

Masa

  • Prefermento
  • 500 g de harina de trigo
  • 315 ml de agua
  • 20 ml de aceite de oliva suave (en la receta original, manteca de cerdo)
  • 10 g de sal
  • 5 g de levadura fresca

Preparación:

El prefermento lo podéis preparar el mismo día, un buen rato antes porque deberá reposar unas 3 horas, pero yo os recomiendo prepararlo el día anterior y que pase toda la noche en la nevera :) Para prepararlo, simplemente tenemos que poner todos los ingredientes en un pequeño bol y mezclarlos hasta que tengamos una masa homogénea. Una vez listo, tapamos y dejamos reposar de la forma elegida.

Cuando el prefermento esté listo (si lo habéis dejado toda la noche en la nevera, sacadlo 15 minutos antes para que se atempere), empezaremos a preparar la masa de los molletes. En un bol amplio, agregamos todos los ingredientes, incluyendo el prefermento, y mezclamos hasta tener una masa ligeramente pegajosa. Pasamos la masa a la encimera y amasamos hasta que tengamos una masa lisa y uniforme. El amasado de los molletes no nos costará mucho porque no hemos utilizado harina de fuerza así que no os preocupéis :) Los que tengáis panificadora/amasadora, podéis hacer este proceso en el “cacharro” y ese esfuerzo que os ahorráis.

Una vez tengamos la masa de los molletes lista, la dejamos fermentar en el bol (tapada con un paño) entre una hora y media y dos horas.

Ahora toca darles forma a los molletes. Dividimos nuestra masa ya fermentada en porciones de unos 80-100 g, boleamos cada porción y dejamos reposar unos 15 minutos. Pasado ese tiempo, estiramos las bolas, con las manos y con cuidado, hasta obtener una forma ovalada plana.

Vamos colocando los molletes encima de la bandeja del horno sobre papel vegetal y espolvoreamos un poco de harina por encima de los mismos. Tapamos con un paño y dejamos fermentar durante 1 hora aprox., hasta que se hayan hinchado y estén blanditos. No tengáis prisa, es mejor pasarnos de fermentación que quedarnos cortos porque no queremos que greñen en el horno, queremos unos molletes con la corteza lisa.

Metemos al horno precalentado a 200ºC durante unos 10 minutos, tiempo suficiente para que queden unos molletes blancos y tiernos :) Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

¡Que los disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de estos molletes de Antequera, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

Aviso para principiantes

Hacer pan casero no es una ciencia exacta, hay muchos factores externos que no podemos controlar y que influyen en el resultado final, como pueden ser el tipo de harina utilizada, la temperatura de la habitación (o del frigorífico) donde dejéis la masa, la temperatura del horno, etc. Por eso mismo, aunque hagáis la receta siempre igual, nunca obtendréis el mismo resultado, habrá diferencias en vuestro pan.

En lo que a mí respecta, intento detallaros el proceso lo mejor posible tanto con fotos como por escrito. Aun así, seguir al pie de la letra la receta no implica que obtengáis un pan exactamente igual al de las fotos, por la acción de esos factores externos que os he comentado.

Saber trabajar con esos factores (echar más agua si la masa no tiene la textura necesaria, acortar/alargar el tiempo de levado, etc.) es algo que se aprende con la práctica así que no os desaniméis si a la primera no os queda un pan de libro, volvedlo a intentar y veréis como poco a poco, con la misma receta, conseguís mejores resultado :) ¡Ánimo panarras!

5 comentarios en “Molletes de Antequera

    1. Muchas gracias Rosa. La verdad es que son super sencillos de hacer y quedan muy muy bien, merece la pena el esfuerzo :) Que ya te digo yo que en muchos sitios te ponen molletes peores que estos eh? jajaja

      Un saludo!

  1. Gracias por esta receta tan bien explicadita! Yo, siempre que he intentado hacer molletes me he hecho un lío porque al dividir la masa nunca me quedaba claro si el tamaño que les daba sería el definitivo o si crecerían y sie es así cuanto, por eso nunca me han salido bien. O demasiado grandes, o demasiado pequeños… Esta vez quiero hacer minimolletes, pequeños, como la mitad de un mollete grande normal, significa eso que tendré que hacer porciones de 40-50gr? Agradezco tu respuesta!!!

    1. Muchas gracias por el comentario, María :) No sabes cuánto me alegra saber que la receta se entiende bien.

      Sobre el tamaño de los molletes, yo suelo hacerlos de 100g y digamos que son de tamaño mediano, algo más pequeños que los «comerciales» grandes. Para hacer minimolletes yo empezaría por unos 60g para ver cómo quedan (nunca he hecho porciones tan pequeñas y 40-50, a priori, me parece poco) y ya decidir para otra vez si los quieres más o menos pequeños :) Al final el tema de tamaños es un poco al gusto y tendrás que probar un par de veces hasta dar con la porción que buscas según el uso que les vayas a dar :)

      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>