Ñoquis de boniato con salsa de setas

Con el invierno a la vuelta de la esquina, aún estamos a tiempo de preparar un plato de lo más otoñal: ñoquis de boniato con salsa de setas.

Sí, estoy de vuelta con el boniato, pero es que me he sumado a la moda y este otoño lo estoy utilizando un montón. Es un tubérculo de lo más versátil, te sirve igual de plato principal, de postre (como este bizcocho de boniato) o como de acompañamiento, al estilo patatas fritas.

Y es que veo que cada vez más, se sustituye la patata por boniato. Por ejemplo, en esta misma receta. En su momento os conté como hacer unos ñoquis de patata y hoy los vamos a preparar de boniato. El resultado son unos ñoquis con un toque más dulzón, pero, sobre todo, mucho más coloridos (que también comemos con los ojos).

Además, para aprovechar los productos de temporada, qué mejor que acompañar los ñoquis de boniato con una sencillísima salsa de setas :)

Ingredientes (4 personas):

  • 1 kg de boniato
  • 300 g de harina *
  • 1 huevo

* Cantidad aproximada, cuanta menos harina usemos, mejor quedarán los ñoquis de boniato

Salsa de setas

  • Cebolla
  • Setas
  • Nata
  • Queso crema

Preparación:

Lavamos los boniatos para quitarles la tierra que traigan y los ponemos en un bol que taparemos con film. Para cocer los boniatos, metemos el bol en el microondas durante 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, pinchamos los boniatos para comprobar si están blandos y, en caso de necesitar más tiempo, los volvemos a meter al microondas (ahora podemos poner en tandas de 3-4 minutos). Cuando estén listo, esperamos a que se templen un poco para que podamos manejarlas.

Con una cuchara, vaciamos los boniatos. No será complicado porque la piel es bastante resistente y podemos pasar la cuchara sin problemas, para dejarla bien limpia. Ponemos los boniatos en un bol y machacamos con ayuda de un tenedor, intentando no dejar ningún trozo, pero si queda alguno no pasa nada, luego nos los encontraremos a la hora de comer los ñoquis :)

Añadimos al bol el huevo y la harina. No echéis toda la harina de golpe, reservad un poco (50 g, por ejemplo) para ir agregándola poco a poco más tarde. Metemos las manos en la masa y mezclamos (en el bol o en la encimera, donde os sea más cómodo) hasta obtener una masa homogénea. La masa de los ñoquis de boniato tiene que quedar e el punto justo de no pegarse a las manos y, para ello, habíamos reservado la harina. Id incorporando poco a poco (si lo veis necesario) hasta que la masa este en ese punto justo. Cuanta menos harina incorporemos, mejor quedarán los ñoquis de boniato.

Cuando tengamos la masa lista, la vamos cortando en trozos y la estriamos haciendo “churros” (cilindros alargados) del grosor de un dedo. Cortamos el churro en trocitos, que serán los ñoquis.

Ahora toca hacer las típicas estrías a los ñoquis. Estas estrías tienen su razón de ser, sirven para que la salsa se pegue a los ñoquis y no resbale por la superficie (si fuera lisa). Existe una tabla de madera estriada específica para dar esta textura a los ñoquis, pero entiendo que ninguno la tenemos en casa. No pasa nada, solamente necesitaremos un tenedor para poder hacer las estrías. Es muy sencillo, colocamos un ñoqui en el tenedor y lo hacemos rodar hacia las puntas, presionando para que se marquen las estrías. Al principio os parecerá complicado, pero es simple cuestión de práctica :) Según vayamos teniendo los ñoquis listos, los vamos dejando ligeramente enharinados sobre la encimera o una bandeja de horno, de manera que no se toquen entre ellos para que no se peguen.

Una vez tengamos todos los ñoquis listos, cosa que nos llevará un rato, todo depende de vuestra habilidad :), vamos a cocerlos. Para ello simplemente los vamos echando, en tandas, en una olla con agua hirviendo y los tendremos el tiempo justo para que salgan a flote (2-3 minutos).

En cuanto tengamos los ñoquis de boniato listos, los servimos inmediatamente con la salsa que más os guste :)

Yo hice una salsa de setas para terminar de completar este plato con aires otoñales. Para ello simplemente hay que pochar unas cebollas verdes (cebollas chinas, cebolla de verdeo o como las conozcáis) que me sobraron de preparar la sopa de miso. Cuando estén blandas, incorporamos las setas ligeramente picadas (yo puse mezcla de champiñón y shiitake) y salteamos hasta que suelten todo el agua. Una vez listas, añadimos nata y queso crema en la proporción que más os guste para determinar la textura de la salsa.

¡Que los disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de estos ñoquis de boniato, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>