Tarta de limón y arándanos

Hoy estoy de celebración porque No me comes nada cumple nada más y nada menos que… ¡¡5 AÑOS!! Así que os traigo esta deliciosa tarta de limón y arándanos para que lo celebremos juntos.

Lo primero es daros las gracias a todas las personas que estáis ahí, que visitáis el blog, que comentáis las recetas, que las hacéis, que me seguís por redes sociales… porque sois vosotros los que hacéis que este blog siga vivo, que haya alcanzado la cifra de más de 250 recetas publicadas y que yo siga con ganas de seguir compartiendo esta afición :)

¡¡MIL GRACIAS!!

Y, como todos los años, me propongo celebrar el “cumpleblog” preparando una tarta que implique mejorar mis habilidades reposteras (que dejan mucho que desear). El año pasado me animé, casi por primera vez, a decorar/cubrir una tarta y el resultado fue esta tarta de chocolate que fue todo un logro para mí.

Este año quería subir el listón y complicar un poco la decoración de la tarta. Después de darle mil vueltas, me decanté por preparar una tarta degradada (conocida como ombre cake). He de confesaros que el resultado es peor del esperado porque tuve problemas técnicos con la buttercream jajajaja. Me quedé corto de cantidad y tuve que rehacer, perdiendo un poco las tonalidades finales y quedando un degradado en 2 tonalidades (o casi) más que en 3 como pensaba. Pero no pasa nada, estoy muy satisfecho con el resultado porque ya os digo que mis habilidades reposteras dejan mucho que desear y conseguir esta tarta de limón y arándanos es un reto para mi :)

Ingredientes (2 moldes de 15 cm):

Bizcocho

  • 4 huevos L
  • 250 g de azúcar
  • 215 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 215 ml de buttermilk (200 ml de leche entera + 15 ml de zumo de limón)
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • La ralladura de 1 limón
  • 1,5 cucharadita de esencia de vainilla
  • 350 g de harina
  • 1,5 cucharadita de levadura química
  • 1,5 cucharadita de bicarbonato
  • Un chorrito de leche
  • Una pizca de sal

Buttercream de arándanos

  • 300 g de mantequilla
  • 500 g de azúcar glass
  • 100 g de arándanos
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharas de agua

Preparación:

Empezaremos preparando el buttermilk simplemente mezclando la leche con el zumo de limón y dejándolo reposar 10 minutos.

Mientras tanto, vamos preparando la masa de la tarta. En un bol amplio, echamos la mantequilla cortada en dados y la batimos durante 2 minutos, para que se ablande. Añadimos el azúcar y volvemos a batir otros 2 minutos para que se mezcle bien con la mantequilla.

A continuación, iremos añadiendo los huevos uno a uno, batiendo cada vez que agreguemos uno hasta que esté totalmente integrado en la masa. Por último, echaremos la esencia de vainilla y el zumo y la ralladura de limón, volviendo a batir hasta que esté todo bien mezclado.

En este punto, el buttermilk estará ya listo para usar. Por otro lado, tendremos que tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal. Ahora toca añadir estas 2 preparaciones a nuestra masa.

Para ello lo haremos en 5 tandas de la siguiente manera: harina, buttermilk, harina, buttermilk y harina (ya lo hice de esta manera en el bundt cake de limón, jengibre y pimienta). Cada vez que añadamos una tanda, como siempre, nos tocará batir hasta que esté totalmente integrada en la masa.

Vertemos la masa en los 2 moldes (preparados a vuestra manera típica para evitar que el bizcocho se pegue y no podamos desmoldarlo) y metemos al horno precalentado a 180ºC durante unos 45 minutos aproximadamente. Como siempre, cada horno es un mundo y lo mejor es usar la técnica milenaria de pinchar con un palillo y comprobar si sale limpio. Sacamos del horno cuando estén listos, dejamos reposar 5 minutos y desmoldamos.

Para que los bizcochos queden bien húmedos, antes de que se enfríen totalmente, los envolveremos en film y los dejaremos enfriar en la nevera (o en el congelador si tenemos prisa), para que cojan consistencia y podamos manipularlos mejor.

Una vez que tengamos los bizcochos se hayan enfriado lo suficiente, nos tocará preparar la buttercream de arándanos :) Lo primero será hacer un coulis con los arándanos, que no tiene ninguna complicación. En un cazo vertemos los arándanos junto con el zumo de limón y el agua y lo ponemos a fuego medio hasta que los arándanos empiecen a ablandarse y podamos aplastarlos sin esfuerzo, para que suelten el jugo. Una vez echo esto, trituramos esta mezcla para que no quede ningún trozo de arándano y la seguimos dejando a fuego bajo el tiempo necesario para que se vaya espesando y se forme una especie de puré/jarabe. Dejamos enfriar.

Ahora vamos con la buttercream en sí. En un bol amplio ponemos la mantequilla troceada y a temperatura ambiente. Con una batidora de varillas (o un robot de cocina), empezamos batiendo a velocidad baja y, cuando la mantequilla se ablande, subimos la velocidad y batimos durante unos 5 minutos, hasta conseguir que la mantequilla quede cremosa y aireada. Añadimos el azúcar glass y repetimos el proceso. En la receta de la tarta de chocolate también hice una buttercream y también está explicado este proceso, por si queréis echarle una lectura si os quedan dudas :)

Cogemos 3 boles y dividimos la buttercream en ellos a partes iguales. Repartimos el coulis de arándanos entre los 3 boles, pero no a proporciones iguales, sino repartiendo de menos a más para conseguir una buttercream degradada en 3 tonalidades.

Con la buttercream lista, solo nos queda montar la tarta. En mi caso dividí cada bizcocho por la mitad para obtener 4 capas de bizcocho y 3 de relleno (lo ideal sería que cada una fuera de una tonalidad). Cubrimos la tarta con una primera delgada capa de buttercream y dejamos enfriar 30 minutos en la nevera.

Posteriormente, para hacer la cobertura en degradado solamente tenemos que ir cubriendo la tarta de más oscuro a mas claro y alisar la buttercream :) Y como una imagen vale más que mil palabras, podéis ver estos videos de YouTube que lo muestran a la perfección.

Una vez que la cobertura esté acabada, solo nos queda decorar nuestra tarta de limón y arándanos como más nos guste :) Yo me decanté por unos frutos rojos y ralladura de limón.

¡Que la disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de esta tarta de limón y arándanos, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

Ahh y, por cierto, la idea base de la tarta es el bizcocho de vainilla de “El dulce objetivo”, que yo lo he modificado para hacerlo de limón :) Os recomiendo que veáis sus tartas porque son brutales y son fuente de inspiración.

Un comentario en “Tarta de limón y arándanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>