Tartar de fuet con yema curada

Aunque ya completé el menú navideño que tenía pensado para este año, hoy os voy a enseñar a preparar un entrante que también os puede servir para las comidas festivas que aún nos quedan: tartar de fuet.

Sí, habéis leído bien, jajaja no es el típico tartar de carne o de atún, vamos a preparar un tartar de fuet. Además, al utilizar un embutido curado, seguro que os gusta a todos los que, como yo, tenéis reparo de comer la comida cruda de los típicos tartares.

Y como hoy es el último domingo del mes, sabréis lo que toca ¿no? Efectivamente, hoy toca Reto #Asaltablogs, pero con un toque distinto. Al estar inmerso en las Navidades, se adapta el reto al típico amigo invisible de estas fechas y cada uno asalta a otro compañero, así todos tenemos nuestro regalito en forma de receta. En mi caso, mi asaltado invisible es Laura de “La cuchara en la maleta”, que espero que disfrute con este tartar de fuet que le he robado :) Cuando vi su receta no tuve ninguna duda, pensé que era un entrante perfecto para estas fechas y me lancé a prepararlo con alguna que otra variante.

Ingredientes:

  • Medio fuet de calidad decente
  • 2 tomates
  • ½ cebolla morada
  • Aderezo opcional: limón, mostaza, miel, soja, etc.
  • Aceite de oliva virgen extra

Para las yemas curadas:

  • Yemas
  • Sal
  • Azúcar
  • Pimentón de la Vera

Preparación:

Empezaremos curando las yemas, que utilizaremos para coronar el tartar de fuet. Para ello, rellenaremos un recipiente que podamos cerrar herméticamente con mitad sal, mitad azúcar y una cucharadita de Pimentón de la Vera. Empezamos rellenando la mitad del recipiente y hacemos unos huecos donde pondremos las yemas. Las yemas tienen que estar lo más limpias posibles, es decir, que no tengan nada de clara. Con cuidado de que no se rompan, colocamos las yemas en los huecos y cubrimos (con cuidado) con el resto de la mezcla de sal/azúcar/pimentón.

Cerramos el recipiente y dejamos curar las yemas tanto tiempo como queramos. Con unas 3-4h tendremos unas yemas duras por fuera pero poco cuajadas por dentro, perfectas para nuestro tartar de fuet. Si queréis dejar las yemas curando varios días, os recomiendo que las metáis en el frigorífico. A cabo de varios días, tendremos unas yemas totalmente curadas, que podremos rallar para decorar nuestros platos :)

Ahora toca preparar el tartar de fuet. La proporción de los ingredientes podéis variarla según queráis potenciar más unos sabores u otros. Para el tartar de las fotos utilicé unos 300 g de tomates y unos 100 g de fuet, para que os hagáis una idea.

Le quitamos la piel al fuet, lo cortamos en rodajas no muy finas y lo ponemos en la picadora. Pelamos y cortamos la cebolla en trozos grandes y la ponemos junto con el fuet. Trituramos con la picadora hasta tener pequeños trozos, no os paséis picando porque no queremos una pasta de fuet y cebolla, queremos notar los trozos :) Si lo preferís, podéis picar finamente el fuet con el cuchillo. Vertemos todo en un bol y reservamos.

Seguimos el mismo procedimiento con los tomates, los cortamos y los metemos en la picadora, sin pasarnos, igualmente queremos trozos de tomate, no un puré. Dejamos el tomate picado sobre un colador amplio durante un rato para que escurra el exceso de agua porque si no el tartar de fuet nos quedará muy aguado.

Una vez que tengamos el tomate escurrido, lo agregamos al bol donde tenemos el fuet junto con una cucharada de aceite de oliva virgen extra y, si queremos, podemos añadir un poco de aderezo. Aquí os lo dejo a vuestra elección, podéis jugar con los sabores y usar la combinación que más os guste. En mi caso, puse un chorrito de limón y una cucharadita de miel ecológica de madroño de la Sierra de Grazalema :) Removemos para que los ingredientes se impregnen bien del aderezo y dejamos reposar unos 30 minutos en la nevera (tapado con film).

Servimos el tartar de fuet con un aro de emplatar de unos 10 cm y coronamos con las yemas curadas que hemos preparado (simplemente hay que sacarlas del recipiente y lavarlas ligeramente con agua para quitarle los restos). El toque final se lo daremos con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.

¡Que lo disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de este tartar de fuet, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

22 comentarios en “Tartar de fuet con yema curada

    1. Jajajaja si mujer, es que si el fuet no es de una calidad decente se va a perder entre el resto de sabores :) Tampoco es plan de poner un super fuet sublime, esos son para disfrutarlos sin más acompañamiento.

      ¡Un saludo!

  1. Mira por donde que este tartar si que me lo comería, el fuet me encanta y no está crudo jeje. Te ha quedado un plato bonito y rico rico!!
    Buen asalto! Feliz Año!!
    Un bst.

  2. Pues es que me pasa como a ti, que el tartar no me atrae nada pero este sencillamente me ha enamorado! Me lo quedo y lo pruebo seguro! Y tambien me quedo la idea de la yema curada para rallar, genial! Buen asalto! Y muy feliz año

    1. Yo es que la cocina cruda…no me atrae mucho la verdad. Por eso me gustó tanto esta receta, un tartar sin nada crudo jejeje Y la yema curada rallada la puse en una ensalada, quedo genial :)

      Feliz año igualmente :)

  3. Muchas gracias por tratar con tanto cariño mi receta, la verdad es que te ha quedado genial y el toque de la yema encima seguro que le daba un plus extraordinario. Un besote y espero que en este año 2019 se te cumplan todos tus sueños!!

  4. Me encanta la idea esto si que es un tartar , da el pego total y así podemos dar una sorpresa a nuestros comensales.
    La yema curada me parece un descubrimiento, no lo había oído nunca y ahora ya esto deseando hacerlo.
    Super bueno
    bess

  5. Me parece taaaaaaaaaaaan original el tartar hecho con fuet…… Perfecto para todos esos a los que le dá un poco de repelús la carne cruda. No me había dado tiempo a pasar por aquí, así que te deseo un feliz año nuevo!!!

  6. Madre miaaaaaaa, ayer compre yo cuatro fuets y en mi casa les gusta a mis dos hijos y a mi marido, a mi no, te puedes creer que hoy ya no quedan, en mi casa son peor que en el anuncio , si ven esta receta la van a querer fijo , otra que me apunto, la virgen no doy a basto, jajajajja a parte que a ti te a quedado , fenomenallllllllllllllllllllllll

Responder a Laura Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>