Bocaditos de calabacín y queso

Hoy vengo con una de esas recetas super sencillas y con pocos ingredientes, pero no por ello menos sabrosa: bocaditos de calabacín y queso.

A ver, os admito que lo del nombre de bocaditos de calabacín y queso queda muy de aperitivo de boda jajaja Las iba a llamar bolitas, pero quedaron algo más aplanadas al salir del horno y alguna parecía más una mini tortita, así que se quedaron como bocaditos porque se comen de un bocado :)

Es una receta super sencilla de hacer porque apenas tiene nada de preparación y se cocinan en un santiamén. Además, podríamos decir que se hacen con solo 2 ingredientes (aunque algún extra para consistencia/sabor).

Estos bocaditos de calabacín y queso son de lo más saludable y es una genial idea para preparar el calabacín de otra forma más original. Son ideales para hacerlos en la freidora de aire, que seguro que todos tenéis el cacharro de moda en casa :)

¿Os animáis a prepararlos?

Ingredientes (16 bolitas aprox):

  • 2 calabacines (unos 700 g aprox, para que os hagáis la ideal de tamaño)
  • 150 g de queso rallado (edam en mi caso)
  • 2 cucharaditas colmadas de harina de garbanzos
  • Especias al gusto

Preparación:

Lavamos los calabacines porque no le quitaremos la piel y los rallamos. Intentamos escurrirles el máximo de agua posible (este punto es clave para obtener una buena textura sin añadir mucha harina). Los dejamos en un colador durante unos 30 min para que sigan soltando agua y, pasado ese tiempo, volvemos a escurrirlos de nuevo.

En un bol amplio ponemos el calabacín con el queso rallado y añadimos la harina de garbanzo y las especias. En mi caso utilicé un poco de pimentón y una mezcla que tengo donde predomina la cúrcuma.

Como os he comentado antes, el punto importante es intentar escurrir el máximo de agua de los calabacines para obtener una buena textura. En mi caso, con las 2 cucharaditas de harina de garbanzo fue suficiente, pero jugad con la cantidad de esta para obtener la textura necesaria para formar bolitas sin que se deformen.

Disponemos las bolitas en la bandeja del horno y las metemos a 180ºC durante unos 10-15 minutos, dándoles la vuelta a mitad de horneado. Dependiendo de la textura que le hayáis dado, puede que se deformen un poco con el calor y queden más aplanadas.

Podéis hacerlas perfectamente en la freidora de aire (yo las he hecho ahí) porque quedan geniales. En esta ocasión me decanté por el horno por comodidad para hacer unas patatas gajo a la misma vez.

Listo, así de sencillo podemos preparar unos bocaditos de calabacín y queso la mar de sabrosos.

¡Que los disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de estos bocaditos de calabacín y queso, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Instagram | FacebookTwitter).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>