Bundt cake de limón, miel y semillas de amapola

¿Os gustan los cítricos en la repostería? Entonces seguid leyendo porque este bundt cake de limón, miel y semillas de amapola os va a encantar.

No se por qué pero llega el otoño y se me empieza a antojar hornear algún dulce casero jajaja Será que ya estoy deseando que lleguen las tardes de sofá y manta. Pues con la mente en esas tardes, el complemento perfecto para ese plan es este bundt cake de limón, miel y semillas de amapola.

Soy un fan absoluto de los cítricos en la repostería, será que no me gustan los dulces muy dulces y ese toque ácido les sienta genial. Además, como suelo edulcorar siempre con miel, la combinación queda buenísima.

Para que lo tengáis en cuenta, este bundt cake de limón, miel y semillas de amapola lo he horneado en un molde más pequeño que otros bundt cakes que tenéis en el blog como el bundt cake ce chocolate y té matcha o el carrot bundt cake. Así que si vais a usar el típico molde de Nordic ware tendréis que aumentar un poco las cantidades (no sé exactamente pero os recomendaría que, mínimo, un 25% más).

Y ahora sí, ¿merendamos?

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 150 g de mantequilla
  • 170 g de miel pura
  • El zumo de medio limón
  • La ralladura de 1 limón
  • 225 g de harina de repostaría
  • 10 g de levadura química
  • Un puñado de semillas de amapola
  • Leche (para retocar la textura)

Glaseado

  • 75 g de azúcar glass
  • 1 cucharada de zumo de limón

Preparación:

Lo primero es indicaros que para que se integre todo mejor, los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente. Dicho esto, empezamos.

En un bol ponemos los huevos junto con la mantequilla y batimos con unas varillas hasta que esté todo integrado. Añadimos la miel y volvemos a batir hasta integrar. Agregamos el zumo y la ralladura de limón y, de nuevo, batimos hasta integrar.

En otro bol, mezclamos la harina con la levadura química. Incorporaremos esta mezcla al bol anterior en 3 tandas, tamizándola para evitar que se formen grumos y batiendo cada vez que añadamos hasta que la harina esté totalmente integrada.

Por último, agregamos las semillas de amapola (cantidad al gusto) y removemos para que se repartan por toda la masa.

Ahora viene el punto de darle la textura y la consistencia adecuada a la masa. Si nos ha quedado demasiado espesa, basta con añadir un poco de leche para aligerarla y que quede más líquida. En mi caso tuve que añadir unos 50 ml de leche.

Untamos el molde con manquilla, aceite o spray desmoldante para evitar que el bundt cake se quede pegado y podamos desmoldarlo sin problema. Vertemos la masa en el molde por un solo lado, ya que se irá repartiendo ella sola por el resto del molde y cubriendo los recovecos. Golpeamos el molde un par de veces contra la encimera para quitar las burbujas de aire que se hayan podido quedar dentro de la masa.

Con el horno precalentado a 170ºC metemos el bundt cake sobre la rejilla (para que el aire caliente circule por el hueco central del molde) y horneamos hasta que el bizcocho esté hecho. Ya sabéis, pinchad un palillo y cuando este salga limpio, el bundt cake estará listo :)

Sacamos del horno y dejamos reposar en el molde durante 10 min. Pasado ese tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Cuando se haya enfriado, si queréis podéis ponerle un poco de glaseado por encima. Basta con mezclar los ingredientes y verterlo sobre nuestro bundt cake de limón, miel y semillas de amapola.

¡Que lo disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de este bundt cake de limón, miel y semillas de amapola, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>