Nuggets de calabacín y patata

Con el verano estoy algo más parado con las nuevas recetas, pero no podía dejar pasar la oportunidad de enseñaros estos nuggets de calabacín y patata.

He aprovechado que me he visto con un montón de calabacines que me han traído unos amigos y el vecino de sus respectivos huertos para pensar ideas de recetas con ellos. Tenía en mente estos nuggets de calabacín y patata desde hace algún tiempo (por variar de los nuggets tradicionales) así que me ha venido de lujo la situación.

La receta es super sencilla de hacer, lo único que os va a llevar algo más de tiempo es rallar calabacín jajaja Además, es muy versátil porque podéis adaptarla a vuestro gusto. Por ejemplo, yo he usado jamón serrano para darle un toque a los nuggets pero podéis variar este punto como queráis (jamón cocido, bacón, atún, quesos varios, etc.). También podéis jugar mucho con las especias para modificar los sabores (tengo pendiente hacerlos con un toque de curry).

Además, aunque haga mucho calor, yo prefiero encender el horno para cocinarlos porque así evito freírlos para hacerlos un poquito más saludables.

¿Os animáis a preparar estos nuggets de calabacín y patata?

Ingredientes (15-20 nuggets, según tamaño):

  • 500 g de calabacín (peso después de escurrido)
  • 400 g de patata
  • 1 huevo
  • 100 g de jamón serrano
  • 60 g de queso parmesano
  • Especias al gusto (ají argentino en mi caso)
  • Pan rallado (opcional, dependiendo textura)
  • Huevo y corn flakes sin azúcar para empanar

Preparación:

Empezaremos cociendo las patatas. Yo las he puesto en agua con sal, pero si os resulta más cómodo podéis hacerlo en el microondas. Dejamos que se enfríen.

Lavamos bien el calabacín o calabacines que vayamos a usar porque no quitaremos la piel. En mi caso he usado un señor calabacín muuuy grande (llamado bubango, una variedad de Canarias) que me trajeron Juana Madrid de su huerto.

Nos armamos de paciencia y rallamos calabacín con un rallador grueso. Ahora viene el punto más importante que marcará la diferencia de la receta, quitarle el máximo de agua posible al calabacín rallado.

¿Por qué es tan importante? Pues porque necesitamos que se nos quede una masa lo más seca posible para que sea fácil de manejar y no se desmorone al darle forma ni empanarlo. En mi caso he usado una tela quesera que tengo para estrujar el calabacín y que suelte casi toda el agua, pero hacedlo de la mejor forma que podáis :) Una vez escurrido es cuando pesé el calabacín.

Una vez sin agua, ponemos el calabacín rallado en un bol amplio y juntamos con las patatas cocidas, el huevo, el jamón serrano troceado y el queso parmesano rallado. Especiamos al gusto y mezclamos hasta que todo se una bien y forme una masa homogénea.

Este es el punto delicado, probad a coger un trozo de masa y darle forma de nugget. Si resulta complicado podéis hacer 2 cosas para espesar la masa: añadir más patata o añadir un poco de pan rallado. Os advierto, todo va a depender de la cantidad de agua que tenga el calabacín.

Aclarado este punto, con la masa en su punto perfecto de textura, vamos cogiendo porciones con las manos y dándoles forma de Nuggets. Pasamos por huevo batido y corn flakes sin azúcar machacados. Disponemos en la bandeja del horno sobre papel vegetal.

Echamos un chorrito de aceite de oliva a cada nugget y metemos al horno precalentado a 200ºC durante unos 20 minutos (dadles la vuelta cuando lleven la mitad del tiempo).

Y listo, ya podemos disfrutar de estos nuggets de calabacín y patata de lo más saludables.

¡Que los disfrutéis!

Si os animáis a probar la receta de estos nuggets de calabacín y patata, no dudéis en compartir vuestra versión etiquetándome en las redes sociales (Facebook | Instagram | Twitter).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>