Pinchos morunos al Ras el Hanout

Harto de buscar y no encontrar pinchitos de pollo en el supermercado, hoy he decidido que voy a hacer mis propios pinchos morunos al Ras el Hanout.

Y muchos de vosotros diréis, ¿y qué es el Ras el Hanout? Pues no es más que una mezcla árabe de diferentes especias que suele contener pimienta negra, comino, cardamomo, nuez moscada, canela, etc. Su traducción significa algo así como “lo mejor de cada casa” porque es la mejor mezcla de especias que el mercader ofrece en su tienda.

Una amiga me regaló un lote de especias “exóticas” (de la tienda Spicy Yuli) y entre ellas se encontraba esta, así que me puse a indagar por Internet a ver qué platos podía hacer con ella. Es una especia que suele utilizarse en la cocina árabe para hacer el cuscús y los tayines pero me encontré con esta receta en el blog de Bizcochela y no me pude resistir a probarla. Como os he comentado al principio, nunca encuentro pinchitos de pollo en el supermercado así que me animé a hacer mis propios pinchitos caseros :)

Ingredientes:

  • ½ kg de pechuga de pollo
  • 2 cucharadas de Ras el Hanout
  • Zumo de medio limón
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3-4 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal

Preparación:

Cortaremos el pollo en trozos de tamaño medio para que luego podamos pincharlos si vamos a hacerlos en plan brocheta o bien si obviamos esa parte, que luego se puedan comer de un bocado.

Ponemos el pollo en un tupper o en un recipiente que podamos cerrar. Echamos la sal, el ajo y el perejil, ambos lo más picadito posible. Mezclamos bien y echamos las 2 cucharadas de Ras el Hanout, volviendo a remover para que toda la carne se quede impregnada de las especias. Exprimimos medio limón y echamos el zumo extraído junto con el aceite, volviendo a remover :)

Tapamos el tupper o el recipiente y lo metemos en la nevera para que repose. Con un par de horas sería suficiente pero cuanto más tiempo lo dejéis macerando, más sabor cogerá la carne. En mi caso yo intento hacerlo siempre el día anterior así lo tengo macerando de un día para otro.

Una vez macerados los pinchitos, solo nos queda cocinarlos. Como os he comentado antes, podéis hacerlos al estilo típico pinchitos atravesándolos con un palo de brocheta o bien, como suelo hacer yo cuando los hago para mí, freírlos directamente… no queda tan original pero es mucho más sencillo y cómodo :) Para cocinarlos pondremos una sartén o plancha a fuego fuerte sin aceite, porque ya están impregnados, y en cuanto estén doraditos los sacamos, para que así el pollo no se nos quede muy seco.

Como podéis comprobar, es una forma muy sencilla y diferente de hacer pinchitos morunos en casa. ¡Que los disfrutéis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>