Torrijas

Para la receta de hoy, como si se tratase de «con las manos en la masa», he sido llamada a la cocina de “no me comes nada” como artista invitada.

Hoy prepararemos una receta tradicional y de temporada: torrijas.

Como bien sabréis las torrijas solo se degustan en semana santa y como ya va oliendo a primavera e incienso, qué mejor manera que acompañar el gusto con este dulce tradicional que, como buena cocina con historia, tiene mil variantes. El carácter efímero de algunos de nuestros dulces tradicionales hace que cuando salvamos la espera sepan aún más ricos. Con esta receta haréis las delicias de todos. Yo la recomiendo 100% para limar las asperezas con jefes, suegras, familiares y parejas.

Se pueden hacer de vino, de leche, modernizadas de chocolate, con azúcar, con almíbar, bañadas en miel y mil otras maneras q no conozco. Hoy las haremos de leche y con miel.

Ingredientes: 

Para las torrijas 

  • Pan (es este caso hemos usado especial para torrijas pero vale cualquier pan rancio y/o duro ya que esta receta es para aprovechar pan y no tirarlo)
  • Leche
  • Rama de canela
  • Cáscara de limón
  • Azúcar
  • Huevo
  • Canela en polvo

Para el baño: 

  • Miel
  • Agua
  • Se puede aromatizar con clavo y otras especias (en este caso no lo hemos hecho)

Preparación: 

En un cazo se vierte la leche y se le añade la rama de canela, la cáscara de limón y azúcar, se lleva a ebullición y se deja enfriar. Con esto lo que queremos conseguir es que la leche coja el sabor del limón y la canela. Adicionalmente, se le puede echar un poco de azúcar, en función de si os gusta más o menos el dulce.

Se corta el pan en rebanadas más bien gordas (un poco más anchas que un dedo) y se empapan en la leche que hemos preparado previamente. Aquí es donde reside la «dificultad» de la receta, ya que tienen que quedar suficientemente jugosas pero no pasarse pues se romperán y quedarán muy babosas. Las vamos dejando en una fuente para que suelten el exceso de leche.

Ponemos a calentar aceite en una sartén y cuando este esté muy caliente (esto es muy importante) se cogen las rebanadas, se pasan por huevo batido muy rápidamente y se echan a la sartén dejando que se doren por ambos lados.

Se dejan sobre un papel absorbente para que escurra el aceite, luego se llevan las torrijas a una bandeja y se espolvorean con azúcar y canela en polvo. Una de las maneras de hacerlas es dejándolas en este punto (como por ejemplo se hace en mi casa) con la ventaja de que son más manejables y menos pringosas. Pero en esta ocasión hemos decidido ir un paso más allá.

Para el baño de miel ponemos un cazo al fuego con miel rebajada con agua y calentamos hasta que se homogenice, la proporción ha sido 100% a ojo, pero si miráis la literatura recomiendan una proporción de dos tercios de miel y uno de agua. Una vez el baño está preparado se vierte sobre las torrijas.

Ya solo esperar a que se enfríen o al menos que se templen y ya el mejor de los pasos, fardar de torrijas DIY y degustar.

Espero que os endulcen las vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>